Concierto Vila-Real de Santo Antonio (Portugal), 08 Mar ’08

Algunas pinceladas sobre lo vivido en Portugal… Vila Real de Santo Antonio (Portugal), 08 Mar ’08

Crónica y fotos de Marisa Lavilla 

Difícil plasmar tantos sentimientos en unas cuantas líneas, sobre todo después de haber leído ya muchas y variadas crónicas que nos hacen revivir esos momentos.

Te preguntas si merece la pena contar lo mismo otra vez  pero supongo que sí, ya que cada uno tenemos nuestra visión personal y todas son enriquecedoras.

No hablaré de los avatares del viaje porque a fin de cuentas eso es lo de menos, el caso es que fui de Zaragoza a Madrid, y de Madrid a Sevilla donde había quedado con Vicky y con Claudia de Rumanía, una buena amiga a la que todavía no había tenido el placer de conocer personalmente.

En la estación de autobuses de Sevilla nos encontramos con Marta, que venía desde Barcelona, así que llegamos las cuatro juntas a Vila Real. Desde el autobús veíamos los carteles anunciadores del concierto y de la fiesta, con la foto de David, con lo cual la emoción iba en aumento.

Vimos también el escenario, y al poco, el autobús se detuvo. Primero fuimos a buscar la residencia donde se alojaban Claudia y Vicky. Marta y yo debíamos regresar de madrugada y no teníamos alojamiento; demasiadas horas de viaje y había que regresar a tiempo para trabajar el lunes… Allí aprovechamos para asearnos un poco y ya nos fuimos hacia donde estaba el escenario. 

De pronto comenzamos a escuchar la música: ¡la prueba de sonido! A Claudia, a pesar de lo cansada que estaba, parecía que le habían puesto alas en los pies, echó a correr tanto que la perdimos de vista, ¡era su segundo concierto! casi “virgen” en cuanto a ver a David en directo se refiere.

Tuvimos la dicha de ver a David ensayar, derrochando simpatía como siempre, nos saludó, preguntó qué tal, enumeró las banderas que veía… se notaba que estaba feliz.

Desde el instante en que le vi aparecer, se dibujó en mi cara esa sonrisa de oreja a oreja que tarda tantos días en borrarse.

Cuando se despidió, nos dijo con graciosos gestos que iba a ducharse y a ponerse guapo y que a la noche nos veíamos.

Los músicos siguieron ensayando, a ratos hacíamos los coros, sobre todo en  Como la primera vez, lo cual provocaba carcajadas en David Palau, ya sabéis cómo lo disfruta.

Ya habéis visto fotos, sabéis que David salió a hacer la prueba de sonido vestido con vaqueros, una cazadora y una gorra, pero por la nuca asomaban los ricillos y se adivinaba que seguían creciendo. 

Hay que decir que las horas de espera fueron sin agobios, y a pie de escenario al tratarse de un lugar abierto (por eso pudimos disfrutar de los ensayos). Si tenías que ir al servicio o a comprar un bocadillo, volvías sin problemas y nadie se incomodaba.

En ese tiempo de espera tuve también la gran alegr a de conocer por fin a Parelho, a nuestra Filo del alma, a la que algunas echamos mucho en falta. 

Y por fin llegó la hora del concierto.

Ya os han comentado que tuvimos un aperitivo sabrosón, y yo diría que algo picante también. Lógicamente estábamos deseando que terminase para ver a David, pero hay que reconocer que lo disfrutamos a tope, creo que a nadie le importaba mucho si los cubanos cantaban bien o no. Bailaban y se movían de infarto, estaban pero que muy bien (sobre todo algunos) y dos de ellos terminaron sin camisa y echándose botellas de agua por encima, aparte de que uno de ellos se paseó por delante del público y quienes estaban en primera fila pudieron tocarle a su paso. 

En fin, vamos a lo que verdaderamente importa: Cuando apareció David, el comentario general fue  “¡qué guapo está!”  aparte de “¡David, te queremos!”,  “¡eres un artista!”  y todas esas cosas que nos provoca decirle. Vaqueros, americana negra, pañuelo de listas anchas al cuello  y sobre todo, esos rizos rubios que ya han crecido, recortaditos por los costados pero largos en la parte alta de la cabeza, y para rematar, nada más salir se los sacudió con la mano alborotándolos…¡me encanta cuando hace eso! 

Del concierto qué deciros, genial como siempre, sublime en las baladas, hiperactivo en las rápidas (a veces siento que se mueva tanto porque no hay manera de hacerle fotos).

En fin, qué contaros que no sepáis ya, esos guiños al público, sus agradecimientos: al Sr. Alcalde por invitarle, al país vecino por su hospitalidad, a todo el público tanto de Portugal como de su tierra, como él dijo.

Nos sorprendió cantando en portugués un trocito de Profundo, lo cual provocó una gran ovación, y al terminar el tema, siempre humilde, hizo una reverencia diciendo “con todos mis respetos”.

Y ese Dígale, coreado por todo el mundo…

Para qué comentar más, sería interminable. Sus gestos en las fotos hablan por sí solos. 

Quería decir también que aparte de la alegría de volver a ver a todas las personas que ya conocía (y que no voy a nombrar porque la lista sería larguísima y puedo olvidar a alguien, vosotras ya sabéis quienes sois), me encanta en cada viaje encontrarme por primera vez con otras muchas personas a las que leo a diario en el foro. En esta ocasión, aparte de Parelho, por supuesto, es el caso de Maria.Eva, Rebesan, las compis, Dessy-db, Itimad… perdonadme si falta alguien, yo presumía de buena memoria pero van pasando los años.

En la cena pude saludar a muchas más personas que no había visto en el concierto. Que sepáis que os quiero. 

También quería agradecer a todos que estáis ahí haciendo posibles estos momentos inolvidables, sin todos vosotros no sería lo mismo. Me faltaron algunas amigas a mi lado… pero será en otra ocasión, y pronto, estoy segura de ello.

Gracias a las niñas portuguesas por vuestra hospitalidad y simpatía.

Gracias a Claudia por venir desde tan lejos, por su cariño y su compañía, por todo… sé que mereció la pena todo el esfuerzo y el cansancio.

A la directiva de los dos clubs, español y portugués, por su buen entendimiento que hizo posible una organización impecable.

Gracias también por supuesto por dejarnos disfrutar de esas réplicas de los discos de diamante y fotografiarnos con ellos

También a Pep (sé que nos lees), gracias por estar siempre ahí para nosotros, compartiendo tu tiempo y regalándonos tu simpatía y tu cariño. 

Y por último, gracias a David, protagonista absoluto de todo esto.

Viendo esa carita me vienen a la mente aquellas palabras de G.A. Bécquer:

“Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo;

por un beso… ¡yo no sé qué te diera por un beso!”

Gracias, David, por la ilusión que me das cada día.

Gracias por regalarnos tu arte.

Gracias porque poder disfrutar de tu voz, de tu mirada y de tu sonrisa, no tiene precio.

 

Galería de fotos del concierto

 

Posted by admin 2 in : Multimedia Club,

  • No hay eventos programados.

    View Calendar